Es un hecho: la industria automotriz tiene futuro eléctrico. Y también enfrenta como principal desafío hacer masiva la nueva movilidad. China ostenta desarrollos de mini autos económicos pensados para los populosos países asiáticos y Rusia acaba de anunciar un ambicioso proyecto, que además respalda su gobierno, que promete ser muy competitivo en Europa. Los consorcios automotrices más grandes del mundo también avanzan con la electrificación de sus modelos más pequeños y baratos. La industria nacional parece querer adecuarse con iniciativas propias.

El desarrollo y las baterías son propios de la compañía, mientras que las primeras carrocerías, por razones de costos, se trajeron de China. “En el primer trimestre del año que viene ya tendremos que estar haciendo la carrocería nosotros. Tenemos los permisos del diseñador y hay una empresa en Munro haciendo las matrices, porque lo vamos a hacer del material Kevlar, ya que para hacer matriz de chapa se necesitan muchas cantidades. Como tenemos una fábrica de metal-mecánica, vamos a hacer la carrocería de aluminio con perfiles y partes fundidas”, detalló el presidente de Coradir, Juan Manuel Baretto, al periódico puntano La República.

Según el fabricante, Tito necesitará escaso mantenimiento y a bajo costo, ya que frenos y suspensiones serán muy fáciles de reparar. Las baterías de litio, por su parte, durarán hasta ocho años. “En principio haríamos dos motorizaciones, una de más velocidad para quienes tengan que ir de una ciudad a otra, pero también depende de los permisos y su rapidez. Después, quizás con una carrocería similar, haríamos un cargo, que sobre todo para paquetería es muy útil”, adelantó Baretto, quien planea vender entre 200 y 250 vehículos en el primer año de lanzamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here