Alexei Navalny fue envenenado, según confirmaron en Alemania, a donde fue trasladado para garantizar su atención médica adecuada tras descomponerse en Rusia.

Alexei Navalny, el opositor al gobierno de Vladimir Putin que fue envenenado en Rusia, salió del coma farmacológico al que había sido inducido en el hospital alemán donde lo tratan desde el 22 de agosto.

Las autoridades del hospital La Charité de Berlín dijeron este lunes que el estado del político registró una considerable mejoría. El paciente «ha sido retirado de su coma inducido médicamente, está siendo retirado de la ventilación mecánica y responde a estímulos verbales», dijo el hospital en un comunicado citado por la agencia de noticias alemana DPA.

Por ahora los médicos aseguran que «no pueden descartarse efectos secundarios a largo plazo» como consecuencia del envenanamiento.

De hecho, eso fue algo de lo que les ocurrió al exespía ruso Sergei Skripal y a su hija tras un ataque químico en Inglaterra, en 2018, que el Gobierno británico identificó como un envenenamiento con Novichok.

Navalny, de 44 años, llegó al hospital Charité de Berlín por presión internacional y con la gestión de la ONG Cinema for Peace después de que en el hospital de Omsk, en Siberia, Rusia, aseguraran que había sufrido un trastorno metabólico provocado por una fuerte caída del nivel de azúcar en la sangre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here