miércoles 12 de diciembre de 2018 - Edición Nº2390
Info Mercedes » COLUMNAS » 20 sep

Crumble

Compartiendo Sabores del Mundo: Crumble de manzanas.

La capital inglesa armoniza con total naturalidad espacios verdes, con lagos y animales poco tímidos, con construcciones emblemáticas de más de cien años de antigüedad. Sus ciudadanos, orgullosos, aún cocinan platos de la edad media, recetas meramente familiares.

Por: Redacción

Tal vez si los días fríos y nublados no acompañaran, Londres no sería Londres.  Quiero decir que su clima la vuelve perfecta, única. El cielo obscuro funciona como contraste ideal a las molduras y formas de la arquitectura originaria, se mimetiza con el Támesis, y destaca de entre todos al Puente de las Dos Torres.

Hacia el otro extremo del centro de la ciudad, pero sin alejarnos de la orilla del río, se ubica la joya de la capital: el Big Ben. Y haciéndole competencia, no por su importancia histórica, pues se trata de una construcción bastante reciente, sino por las vistas fabulosas que ofrece, el Ojo de Londres, una vuelta al mundo de 135 metros de alto.

Para los fanáticos de Harry Potter, como yo, es realmente loco caminar estas calles. Ellas forman parte de los distintos filmes de la saga y han inspirado a J.K. Rowling mientras escribía los libros años atrás.

Por su parte, la ciudad inglesa por excelencia, es cosmopolita. Persona de todo el mundo aportan cierto atractivo, instalando en algún rincón un pedacito de su cultura, sus comidas, costumbres y ambientaciones.

Ahora bien, para encontrarnos cara a cara con Londres, no voy a recomendar solo el Palacio Buckingham. Merece la pena recorrer los grandes espacios verdes de la ciudad, tal vez un paseo en bicicleta por Notting Hills y lo más importante para todo amante de los sabores, caminar los mercados locales.

Por ejemplo, en el Borougt Market podemos encontrar desde frutas y verduras exóticas, hasta  cortes de carne y pescados regionales y cerrar el paseo degustando algunos de los manjares que se cocinan cada mañana en grandes ollas, entre las cuales los clientes desfilan. También panes, cookies, budines y magdalenas frescos, húmedos y recién horneados.

En mi caso, opto por una tarta de manzana crocante y dorada, de mis platillos preferidos, conocida como “Apple Crumble” (Justamente “Crocante de manzana”).

Ingredientes:

Para la masa:

*100gr. Manteca

*100gr. Harina 0000

*40gr. Azúcar

*1 Huevo

Para el relleno:

*40gr. Mermelada de manzana

*1kg. Manzanas Verdes

*80gr. Azúcar

*40gr. Pasas de Uva

*40gr. Nueces

*Canela en polvo

Para el crocante:

*150gr. Manteca bien fría

*150gr. Azúcar

*200gr Harina 0000

Para hacer la masa, batir la manteca a punto pomada con el azúcar y luego agregar el huevo. Tamizar la harina e incorporarla con ayuda de un tenedor, SIN amasar. Cuando tome consistencia, llevar a heladera por media hora.

Estirar con ayuda de palote y forrar una tartera número 26.

Untar la base con la mermelada de manzanas.

Pelar y cortar lo más fino posible las manzanas. Picar groseramente las nueces.

Cubrir la capa de mermelada con una de manzanas, encimando un poco unas con otras. Espolvorear con azúcar, canela, nueces y pasas. Repetir el paso hasta usar todas las manzanas.

Por otro lado, mezclar la harina y el azúcar para la cobertura. Cortar en cubos pequeños la manteca e incorporar a los secos. Desgranar los cubos con los dedos hasta obtener una textura de arena.

Esparcir el crocante sobre la última capa de manzanas.

Cocinar en horno medio por 45 minutos, hasta que esté dorado.

 

Natalia Barisio

Tecnica en Gastronomia

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES