A raíz de que su trabajo diario se hizo conocido, una concesionaria le donó una motocicleta para que pudiera ir a trabajar. Pero esta semana, Rojo contó que lo despidieron.

Se llama Jeremías Rojo y es paramédico. Su historia se viralizó en los medios porque debido a la falta de transporte interurbano viajaban 100 kilómetros por día en bicicleta para cumplir sus guardias, desde la localidad cordobesa de Oliva, donde vive, hasta Villa María, donde trabajaba en un servicio de emergencias. El traslado le requería 50 kilómetros de ida, otros 50 de vuelta y varias horas pedaleando.

A raíz de que su trabajo diario se hizo conocido, una concesionaria le donó una motocicleta para que pudiera ir a trabajar. Pero esta semana, Rojo contó que lo despidieron.

Sus patrones le dijeron que uno de los motivos era porque sus compañeros “no asimilaban” que le hayan regalado un motocicleta.

“Me despiden por el tema del regalo de la moto, como que perjudicaba a mis compañeros y dejaba mal parada a la empresa. También que estoy en zona roja y puedo contagiar a mis compañeros”, dijo en declaraciones a los medios. Es que cuando Oliva volvió a fase 1, le pidieron que no vaya a trabajar. Y cuando volvió le dijeron que el servicio estaba cubierto y lo citaron para una reunión.

“La dueña me dijo: «No vamos a dilatar más las cosas, la situación no da para más. El motivo por el que te cesanteamos del trabajo es porque tus compañeros no asimilan que te hayan regalado una moto. Eso nos afecta a nosotros. Estás en una zona roja (Oliva) donde podés venir a contagiar a tus compañeros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here