El crimen de Fabián Gutiérrez conmocionó a la localidad de El Calafate y con el correr de las horas a gran parte del país. Tras el hallazgo de su cuerpo ─enterrado, con signos de violencia y envuelto en una sábana─ en el patio del domicilio de uno de los detenidos, ahora las preguntas apuntan a los cuatro jóvenes demorados por la muerte violenta del ex secretario de Cristina Kirchner.

El joven sería quien mantenía un vínculo sentimental con Fabián Gutiérrez y quién lo vio con vida por última vez. Facundo fue demorado junto a su hermano. Ambos son nietos de Oscar Zaeta, de 71 años, un histórico escribano de la ciudad, que habría escriturado varias operaciones inmobiliarias de los Kirchner, y que además figura entre los beneficiados por el ex intendente Néstor Méndez en la polémica entrega de tierras fiscales, durante el año 2006, a $7,50 el m2.

Facundo Zaeta ya tendría antecedentes penales. Es que el año pasado fue detenido con droga, junto a otras personas en Río Gallegos.

El hecho data del mes de octubre de 2019, cuando por orden del Juzgado Federal de Río Gallegos, efectivos de la Delegación de la Policía Federal Argentina llevaron a cabo un procedimiento en la zona de la costanera de la capital de Santa Cruz, sobre una dársena de estacionamiento. Allí Zaeta junto a otras tres personas fueron detenidos con 48 dosis de LSD y un envoltorio con 20 gramos de marihuana.

Todos estaban en el interior de un VW Bora chapa patente HUX 701 con los estupefacientes y una suma de dinero cercana a los 26 mil pesos.

Otro de los detenidos es Maximiliano Gómez, hijo de Martín Gómez, nieto de un ex intendente de El Calafate, Oscar Gómez. Este último es familiar del actual intendente de la villa turística, Javier Belloni.

El cuarto detenido es un joven de apellido Monzón y en El Calafate se lo conoce como «Juanca» Monzón.

Denuncia, misterio y muerte

Fue el jueves por la noche cuando Fabián Gutiérrez tuvo el último contacto con su madre. Luego no supo más nada de él, hasta que se encontró el cuerpo. Según explicaron fuentes cercanas a la investigación, aún no se pudo determinar qué fue lo que ocurrió dentro de la casa en la madrugada del viernes.

Lo que se sabe fehacientemente es que Fabián Gutiérrez fue visto realizando unas compras en el supermercado La Anónima y luego en un comercio cercano al domicilio donde residía. Más temprano se lo había visto con su mamá.

La madre, que realizó la denuncia en sede policial, dijo que el último contacto que tuvo con él fue en la noche del jueves 2 de julio, cerca de las 22:00 horas. Previamente había estado con él, y no había notado nada raro en su comportamiento.

Testigos habrían advertido a la policía haber visto al ex secretario de Cristina Fernández de Kirchner con un joven: se trataría de Facundo Zaeta, uno de los cuatro detenidos en la investigación del crimen.

Luego del último contacto con la madre, el día jueves, el círculo familiar no pudo contactarse con él. Ante esta situación la mamá de Gutiérrez comenzó a preguntar en el círculo familiar si tenían alguna novedad de su hijo, porque lo llamaba y no contestaba. Ya desesperada por no tener noticias, en la jornada de este viernes realizó la denuncia en la sede policial.

La propiedad del exfuncionario kirchnerista fue periciada durante varias horas y al filo de la madrugada el juez a cargo de la investigación, Carlos Narvarte, reveló que había signos de sangre, pero no encontraba el cuerpo.

El magistrado aseguró que Gutierrez había sido asesinado en su casa, donde encontraron cuchillos cubiertos de sangre. El cuerpo del exsecretario, sostuvo, fue trasladado en su propia camioneta, en la que también encontraron precintos que habrían sido utilizados para maniatarlo.

En El Calafate sobrevuelan todo tipo de hipótesis, ninguna de ellas confirmadas ni por la Justicia ni por el entorno de Gutiérrez. En respuesta a esas versiones, sus familiares y amigos emitieron un comunicado: “Ante el brutal crimen de Fabián, amigos, familiares y gente que lo quiere, rogamos a los medios, periodistas y dirigentes de todo el arco político, respeto, empatía y paz, pero sobre todo calma, dejando actuar a la Justicia, apartándose de hacer especulaciones dolorosas, interesadas, de todo tipo y color”.

“Fabián era, ante todo, una persona. Dueño de un corazón inmenso y una calidad humana extraordinaria. Para nosotros no se fue, porque siempre estará. Le pedimos a Dios que nos ayude en este difícil momento y en la imperiosa búsqueda de Justicia. Gracias”, escribieron. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here